Sobre un pequeño islote en la ría  de A Coruña, se edificó a finales de la Edad Media una capilla dedicada a San Antón, en la que se recogía a los navegantes enfermos del mal gangrenoso conocido como Fuego de San Antón. Este islote fue más tarde utilizado como lazareto, lugar de confinamiento de los viajeros sospechosos de padecer lepra.

Las obras de construcción del castillo de San Antón comenzaron en 1587, como indica una inscripción situada junto al escudo del marqués de Cerralbo en la portada de la fortaleza. Durante el ataque inglés de Francis Drake en 1589, el castillo que estaba en fase de construcción defendió eficazmente con su artillería la muralla de la ciudad. El rey Felipe II ordenó  que se acabara el fuerte, bajo la dirección del ingeniero Rodríguez Muñiz.

Castillo de San Antón en la actualidad

Tras el ataque de 1639, en que la escuadra francesa asedió la ciudad, la bahía coruñesa quedó protegida por los fuegos cruzados de los castillos de San Antón y San Diego (hoy desaparecido).

Tras este ataque el marqués de Valparaíso propuso a Felipe IV la reforma de la fortificación, que concluiría en el siglo XVIII, cuando el ingeniero Antonio López Sopeña construyó la Casa del Gobernador con su pequeña capilla neoclásica en el eje de la composición del edificio.

En el siglo XX se unió a tierra, dejando de ser una isla. En 1960 el ministerio del Ejército lo cedió al Ayuntamiento, tras una larga etapa como prisión militar. En 1964 se convirtió en Museo Arqueológico e Histórico de A Coruña.

[Más inormación sobre la Isla de San Antón]

 

Previous post

Lazareto de Lisboa: Torre de San Lorenzo

Next post

Lazareto de Vigo: Isla de San Simón